22 julio, 2024

Samuel García Ordena Suspensión de Clases y Trabajo Remoto ante Alerta Crítica por Tormenta

Monterrey, Nuevo León — En respuesta a la llegada inminente de una tormenta tropical, el Gobierno de Nuevo León ha decretado un estado de alerta máxima y ha implementado medidas extraordinarias para salvaguardar la seguridad de la población. En conferencia de prensa, el gobernador Samuel García informó que, además de suspender las clases, se adelantará el fin del ciclo escolar.

A partir del miércoles, los planteles de educación básica adelantarán la salida de los estudiantes a las 12:00 horas. El jueves y viernes, las clases serán suspendidas. “En virtud de que vamos muy adelantados, hemos decidido que las clases van a terminar el siguiente viernes, el 28 de junio. Jueves y viernes se suspenden clases, regresamos el lunes y es la última semana donde prácticamente es tema administrativo, exámenes extraordinarios y fortalecimiento de aprendizajes”, explicó García.

El gobernador destacó que la decisión de cerrar el ciclo escolar en 10 días responde a los pronósticos de fuertes lluvias que se esperan tras la tormenta tropical. “Cerrar el ciclo escolar en 10 días porque se espera que después de esta tormenta tropical comoquiera vienen muchas lluvias los siguientes 15 días”, mencionó el mandatario.

Según los pronósticos meteorológicos, en los próximos días se podrían acumular hasta 250 milímetros de agua en el estado. Ante esta situación, García hizo un llamado al sector privado para que implementen el trabajo remoto. “Insistir al sector laboral, a los empresarios, la sugerencia del Consejo de Protección Civil es que también puedan dar Home office y extremar precauciones de miércoles en la tarde y hasta el sábado”, instó el gobernador. “Va a haber mucha lluvia y días en que en 24 horas pueden llegar más de 250 milímetros de agua. Si pueden trabajar desde casa, háganlo”.

Además de estas medidas, las autoridades estatales han habilitado albergues en la entidad y preparado las escuelas para funcionar como refugios en caso de ser necesario. Con estas acciones, el gobierno busca minimizar el impacto de la tormenta y proteger a la población de posibles riesgos.

Esta decisión forma parte de una serie de acciones preventivas que el gobierno de Nuevo León está tomando para enfrentar la temporada de lluvias y huracanes, asegurando la seguridad y bienestar de sus ciudadanos.